Publicado 25/08/2015 19:13:49CET

México respalda que hijos de indocumentados en Texas obtengan la ciudadanía en EEUU

   MÉXICO DF, 25 Ago. (Notimérica) -

   La Secretaría de Relaciones Exteriores de México (SRE) presentó este martes ante la Corte Federal del Distrito Occidental de Texas un documento con el que apoya que los hijos de migrantes indocumentados nacidos en ese estado puedan recibir un certificado que les acredite como ciudadanos estadounidenses.

   A través de la presentación de este escrito, que recibe el nombre de 'amigo de la corte' ('amicus curiae'), la Cancillería respalda la demanda presentada por varias organizaciones de la sociedad civil de origen mexicano, guatemalteco y hondureño, que alertaron de que el estado sureño se negaba a expedir actas de nacimiento a los hijos de irregulares.

   Según los demandantes, el hecho de que los recién nacidos no sean reconocidos como estadounidenses los deja en una situación de gran vulnerabilidad, y pone en riesgo su acceso a derechos básicos como la salud y la educación, además de violar su derecho a la identidad.

   La demanda original contra la actividad de la Unidad de Estadísticas Vitales ('Vital Statistics Unit') del Departamento de Servicios de Salud Estatales de Texas fue interpuesta el pasado mes de mayo por seis familias. Sin embargo, la semana pasada fue modificada para que englobara a más personas, también afectadas por la situación.

   Mientras que las organizaciones de la sociedad civil aseguran que estamos ante un caso de violación de la Constitución de los Estados Unidos, la SRE considera que este hecho puede incidir de manera negativa en las relaciones internacionales del país vecino, ya que está atentando contra "la dignidad de los nacionales extranjeros y sus familias".

   El 'amigo de la corte' de la Cancillería persigue, según informa la institución, preservar el derecho a la identidad de los recién nacidos cuyos padres, de acuerdo con el organismo estadounidense, no puedan acreditar su condición migratoria regular, así como garantizar que puedan ejercer plenamente los derechos garantizados por las leyes estadounidenses.