Actualizado 27/11/2014 12:01 CET

Obama insta a manifestarse pacíficamente tras el fallo sobre Michael Brown

El presidente de EEUU Barack Obama
Foto: REUTERS

WASHINGTON, 24 Nov. (Reuters/EP) -

   El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha instado a los habitantes de la localidad de Ferguson, en Misuri, a manifestarse pacíficamente, sea cual sea la decisión que el gran jurado haya tomado sobre la imputación del agente Darren Wilson que mató al joven afroamericano Michael Brown, según ha dicho la Casa Blanca.

   El gran jurado ya ha tomado una decisión, de acuerdo con fuentes cercanas al proceso judicial citadas por el diario estadounidense 'The Washington Post', pero no han revelado el sentido del fallo, que se conocerá en las próximas horas.

   El tribunal debía decidir si exonerar a Wilson o, por el contrario, imputarle cargos penales que podrían ir desde el homicidio en primer grado hasta uso ilegal de un arma de fuego. Para que sea imputado nueve de los 12 jurados deben estar de acuerdo.

   En el caso de que el gran jurado haya decidido liberar a Wilson, la causa podría reabrirse, si surgen nuevas pruebas. Además, la familia de Brown podría intentar la vía civil presentando una demanda contra el agente, aunque este tipo de acciones no suelen prosperar.

POSIBLES DISTURBIOS

   Las fuerzas de seguridad ya habían dicho que no tenían caso contra Wilson, sin embargo, aún quedan las conclusiones de las investigación federal sobre derechos civiles y las pesquisas sobre la actuación de la Policía de Ferguson.

   Familiares y amigos de Brown, así como numerosos activistas pro Derechos Humanos, llevan días concentrados frente al gran tribunal a la expectativa del fallo. Si Wilson sale exonerado, han amenazado con fuertes protestas.

   En este contexto, el gobernador de Misuri, Jay Nixon, ha declarado el estado de emergencia para permitir el despliegue de la Guardia Nacional con el objetivo, ha dicho, de proteger a los ciudadanos al mismo tiempo que el derecho de manifestación.

CASO BROWN

   Brown, de 18 años de edad, murió el pasado 9 de agosto al recibir varios disparos de Wilson. Según varios testigos, el joven estaba desarmado, mientras que las autoridades locales sostienen que intentó agredir al policía y que éste se defendió.

   La tardanza de las autoridades en revelar los detalles del suceso y, sobre todo, en dar a conocer la identidad de Wilson, dieron lugar a una ola de protestas que rápidamente derivó en disturbios que obligaron a un despliegue de la Guardia Nacional.

   El caso de Brown, junto al de Trayvon Martin, otro joven afroamericano abatido a tiros por un vigilante de barrio en Florida, han servido para reavivar el debate racial en Estados Unidos.