Actualizado 08/04/2015 11:34 CET

Obama y Raúl Castro hablarán en la Cumbre de las Américas

Barack Obama y Raúl Castro en el funeral de Mandela
Foto: REUTERS

   WASHINGTON, 8 Abr. (Notimérica) -

   El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el mandatario cubano, Raúl Castro, buscarán algún momento para dialogar sobre el proceso de acercamiento entre ambos países durante la VII Cumbre de las Américas que se celebrará esta semana en Panamá.

   Así lo ha avanzado el director para Asuntos del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional (NSC) de la Casa Blanca, Ricardo Zúñiga, quien se ha mostrado convencido de que "tendremos la oportunidad de tener un intercambio entre el presidente Castro y el presidente Obama, como con otros lideres de la cumbre".

   Aunque en su agenda Obama tiene prevista únicamente una reunión bilateral con el presidente panameño Juan Carlos Varela, el mandatario estadounidense tendrá oportunidad de "interactuar" con su homólogo cubano Raúl Castro, informa Notimex.

   Esta sería la segunda ocasión en la que Obama y Castro se ven, después de que mantuvieran un breve intercambio de saludos en los funerales del expresidente sudafricano Nelson Mandela.

   Zúñiga dijo que aunque el encuentro con Varela es el único en la agenda oficial durante los dos días que Obama estará en Panamá "seguramente (Castro y Obama) tendrán un momento para poder verse y poder tener algún tipo de intercambio".

   "No podemos anticipar exactamente cómo sería algún tipo de interacción entre los dos presidentes, pero seguramente tendríamos algún momento para poder platicar de lo que vemos como un proceso que se está llevando de manera seria y eficaz", dijo.

   El diplomático indicó que su Gobierno está satisfecho con la marcha de estas discusiones iniciadas en enero pasado, y explicó que estas se han enfocado no solo en la apertura de embajadas, sino también en temas como telecomunicaciones, derechos humanos y aviación civil, entre otros.

   Sobre la apertura de embajadas, Zúñiga descartó la posibilidad de que haya un anuncio al respecto antes de la cumbre que tendrá lugar en la capital panameña este viernes y sábado.

   La presencia de Raúl Castro en Panamá, en el encuentro de todos los presidentes y líderes del hemisferio, supone un acontecimiento relevante por ser la primera ocasión en que Cuba participa en esta Cumbre desde que fuera establecida en 1994.

¿QUÉ PASARÁ CON VENEZUELA?

   En Panamá, Obama participará en algunos eventos colaterales al evento, al lado de varios mandatarios, incluyendo el de México, Enrique Peña Nieto.

   A celebrarse el 10 y 11 de abril de este año, la edición 2015 del encuentro tiene como tema central 'Prosperidad con Equidad: El desafío de cooperación en las Américas', y en él se abordarán temas como la educación, la salud, la energía, o el medio ambiente, entre otros.

   Con esta reunión se busca que "en medio de la diversidad, se encuentren espacios en común para alcanzar la anhelada prosperidad, de manera equitativa", de acuerdo con el sitio web de la Cumbre.

   En esta cumbre, a la que acudirán las 35 delegaciones del continente, Obama coincidirá también con el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quien mantiene un duro enfrentamiento con el mandatario estadounidense después de que éste último declarara al país suramericano como una amenaza e impusiera sanciones a los funcionarios venezolanos implicados en las violaciones de los Derechos Humanos cometidas en las últimas revueltas opositoras.

   En relación a este asunto, Thomas McLarty, quien fuera jefe de gabinete durante el gobierno de Bill Clinton, y quien tuvo a su cargo la organización del primero de estos encuentros en 1994, ha señalado que "sería una decepción que el tema de Venezuela se convirtiera en el centro de la agenda", no sólo para Estados Unidos, sino para el resto de los países en la región.

   A su vez, el expresidente de la agrupación Diálogo Interamericano, Peter Hakim, anticipó que el principal promotor de este tema será el presidente venezolano Nicolás Maduro, "porque tiene razones políticas domésticas".

   Hakim consideró que las críticas generadas por el anuncio hecho por el presidente Barack Obama respecto a Venezuela contribuyó a alimentar esta retórica al considerar que Estados Unidos "no manejó esto muy bien, no sólo las sanciones, sino que el lenguaje también".

   Pese a las críticas, Hakim descartó que la Cumbre pueda convertirse en un foro de condena para Estados Unidos, como tampoco "va a haber una condena a Venezuela" por la situación de los derechos humanos y por la criminalización de la oposición.