Transparencia Internacional: Perú no aprende de las lecciones sobre corrupción de la época de Fujimori

Actualizado 20/01/2015 11:10:58 CET
Alberto Fujimori y su ex esposa Susana Higuchi
Foto: REUTERS

LIMA, 20 Ene. (Reuters/EP) -  

   La ONG Transparencia Internacional ha denunciado este lunes que Perú no ha aprendido de las lecciones que dejó la corrupción durante el Gobierno del expresidente Alberto Fujimori y ha añadido que el país sudamericano "sigue preso de escándalos que amenazan con generar nuevos costes políticos".

   La nación andina sufrió la secuela de su mayor escándalo de corrupción en el año 2000, cuando el entonces presidente Alberto Fujimori fue destituido cuando llevaba 10 años en el poder tras denuncias de soborno de funcionarios de su entorno. Ahora cumple 25 años de prisión por sobornos y abuso a los Derechos Humanos.

   "Da vergüenza decir de que no hemos aprendido las lecciones y que estamos en una situación de regresión como la que estamos ahora", ha señalado el presidente de Transparencia Internacional, José Ugaz, en una conferencia con la prensa extranjera.

   En el actual mandato de Ollanta Humala, la ONG ha observado un alto nivel de corrupción afianzado por el poder de los gobiernos regionales "por el dinero que reciben de las regalías por la explotación de recursos naturales".

   "Ahora lo que tenemos es nuevamente una extendida corrupción administrativa y complicada por la descentralización. Era obvio que al descentralizar el poder se iba a descentralizar la corrupción", ha añadido Ugaz, quien fue el encargado de investigar las irregularidades en el Gobierno de Fujimori.

   Humala es criticado por presuntamente proteger a su ex asesor de campaña Martín Belaunde, vinculado a una red de corrupción y quien solicitó refugio a Bolivia alegando persecución política.

   Por otra parte, Humala también rechazó acusaciones de que su Gobierno esté detrás de un supuesto espionaje a dirigentes opositores y altos funcionarios propios a través de los servicios de inteligencia locales.

   Perú, con una larga historia de escándalos de corrupción, tiene 38 puntos dentro una escala de cero (sumamente corrupto) a cien (muy transparente), según un informe de Transparencia Internacional difundido el pasado mes de diciembre.

   En el Gobierno del expresidente Alejandro Toledo --entre el 2001 y 2006--, uno de sus principales asesores terminó en la cárcel por presuntamente haber recibido sobornos para favorecer el control empresarial de un grupo cervecero. Toledo está ahora siendo investigado por la supuesta compra irregular de dos inmuebles por 5 millones de dólares.

   Por su parte, el expresidente Alan García, que gobernó entre el 2006 y 2011, despidió a su primer ministro y renovó a su gabinete después de descubrirse un espionaje telefónico que desató denuncias de corrupción de funcionarios para favorecer a una empresa petrolera. García está siendo investigado actualmente por supuestos ilícitos al otorgar indultos a narcotraficantes durante su gestión.

   Ugaz ha destacado como preocupante que, según una reciente encuesta, un 75 por ciento de ciudadanos es indiferente a la corrupción y la mayoría la asume como "un mecanismo de ascenso social".

   "A mí me preocupa más que la posibilidad de la vinculación de Humala con (su ex asesor) Belaunde, lo que está pasando con el ciudadano peruano, eso me parece que es mucho más grave, este es un país de sospechas", ha sentenciado el funcionario internacional.

    MÁS NOTICIAS...

    Venezuela y Haití, lideran el índice de corrupción en América

    La desconfianza en la Policía, un problema en América

Para leer más