Actualizado 29/06/2015 23:01 CET

Reino Unido avisa a Argentina de que no puede confiscar activos de petroleras en Malvinas

Petroleras mar de Malvinas
Foto: REUTERS

LONDRES, 29 Jun. (Reuters/EP) -  

   El Gobierno de Reino Unido ha advertido este lunes al Ejecutivo de Argentina de que no puede confiscar activos de petroleras que operan en las islas Malvinas, el archipiélago cuya soberanía se disputan ambos países.

   El Gobierno argentino ha anunciado que dará trámite una orden de una juez contra seis empresas que operan en la zona, administrada por Reino Unido y reclamada por las autoridades bonaerenses. Una magistrada federal de Río Grande ordenó el sábado pasado la confiscación de 156 millones de dólares en cuentas bancarias, barcos y otras pertenencias de seis petroleras europeas y estadounidenses que operan en las islas.

   El ministro argentino de Asuntos Exteriores, Héctor Timerman, explicó este domingo a la prensa local que su país pretende dar curso al caso como parte de su demanda de soberanía sobre las islas, algo que Reino Unido rechaza.

   "Siempre hemos sido muy claros de que esta es una afirmación de jurisdicción ilegal, que rechazamos, y que llevaremos ante las autoridades apropiadas", ha advertido una portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores británico, al ser preguntada por la reacción de Londres.

   "Estamos satisfechos de que las islas tengan el derecho a desarrollar sus hidrocarburos como un emprendimiento comercial legítimo con empresas de gas y petróleo, y seguiremos apoyándolas en la medida en que avancen. La ley local argentina no se aplica a las Islas Falklands", ha señalado,  refiriéndose a las Malvinas por su nombre británico.

   Las empresas mencionadas por la magistrada británica son Premier Oil, Falkland Oil and Gas, Rockhopper Exploration, Noble Energy Inc y Edison International Spa. Argentina reclama la soberanía de las islas Malvinas,  habitadas por unas 3.000 personas, que en su mayoría quieren seguir viviendo como británicos en territorios de ultramar.

   Reino Unido y Argentina combatieron en una breve guerra por la soberanía del archipiélago en 1982, después de que la dictadura argentina tomara las islas por la fuerza. La tensión ha aumentado en los últimos años por el descubrimiento de petróleo.