¿Por qué una salida de la crisis pacífica y negociada es la única vía posible para Venezuela?

Enfrentamientos entre manifestantes y policía venezolana en la frontera con Colo
REUTERS / MARCO BELLO
Publicado 26/02/2019 13:59:05CET

   CARACAS, 26 Feb. (Notimérica) -

   La jornada del pasado 23 de febrero, la quema de camiones que pretendíanintroducir ayuda humanitaria en Venezuela o la violencia vivida en las fronteras del país tanto con Brasil como con Colombia llevaron al autoproclamado presidente Juan Guaidó a declarar que en la estrategia futura para derrocar a Maduro "todas las cartas están sobre la mesa".

   Esas palabras pusieron en alerta a toda la comunidad internacional, que ya se ha manifestado en contra de una intervención militar que muy posiblemente contaría con el respaldo de Estados Unidos. El primero en hacerlo fue el ministro de Exteriores español, Josep Borrell, aunque a él le siguieron diferentes líderes internacionales. "No todas las posiciones están sobre la mesa. Hemos advertido claramente de que no apoyaríamos, y condenaríamos firmemente, cualquier intervención militar extranjera, que esperamos que no se produzca", declaraba el domingo.

   Al día siguiente, ayer lunes, el Grupo de Lima --creado por varios países latinoamericanos y EEUU para tratar la grave crisis venezolana-- se reunió para hablar sobre este mismo tema. Allí Guaidó se encontró con el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, uno de sus grandes aliados. La conclusión fue la misma que la de los mandatarios españoles: el Grupo no apoyará una intervención militar.

   Pero, ¿cuáles son las razones por las que tan solo una salida pacífica y negociada pueden servir para solucionar la crisis venezolana? Diferentes analistas se han pronunciado a este respecto, advirtiendo de los riesgos de una intervención militar.

   Una escalada de la violencia dejaría de contar con el apoyo de la comunidad internacional, que ampliamente ha reconocido a Guaidó. El presidente de Chile, Sebastián Piñera, ha sido uno de los grandes apoyos del jefe de la Asamblea Nacional venezolana, pero ha dejado claro que "Chile no estará disponible para otro tipo de alternativa".

   El temor de que EEUU actúe está sobre la mesa. La profesora de la Universidad de Rosario, Arlene B. Tickner, considera que "aunque en Washington no hay, por el momento, un clima para otra intervención o guerra, todo está cambiando rápidamente". "Un cerco diplomático mayor no existe, ya EEUU aplicó la decisión más grave que era sancionar a PDVSA. Hay halcones del lado venezolano, colombiano y estadounidense que ven la salida militar como la más deseable y con lo ocurrido el sábado estamos lastimosamente más cerca de esa posibilidad. Estados Unidos podría estar más cerca que antes de tomar esa salida", explica la experta al diario 'El Espectador'.

   Ante esta posibilidad, los ministros de Exteriores de los países que conforman el Grupo de Lima manifestaron este lunes, desde Bogotá, que rechazan cualquier tipo de uso de la fuerza. "Los países representados reiteran su convicción de que la transición a la democracia debe ser conducida por los propios venezolanos pacíficamente y en el marco de la Constitución y el derecho internacional, apoyada por medios políticos y diplomáticos, sin uso de la fuerza", indica el comunicado emitido por los integrantes.

   Así, los analistas aseguran que queda patente que la idea de intervenir militarmente en Venezuela restaría apoyo a la causa de la oposición.

   En el grupo participan Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Venezuela, este último representado por el que consideran presidente legítimo del país, el presidente autoproclamado Juan Guaidó.

Para leer más