La cooperante estadounidense había sido condenada a muerte por el Estado Islámico el año pasado

Actualizado 08/02/2015 21:00:34 CET

WASHINGTON, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La cooperante estadounidense Kayla Mueller, que según el Estado Islámico ha muerto como consecuencia de un bombardeo aéreo del Ejército jordano, fue condenada a la pena de muerte el año pasado por la milicia suní, según ha relatado a Reuters un activista con conocimiento del caso.

   El Estado Islámico capturó a Mueller, de 26 años de edad, en 2013 en el norte de Siria y en un primer momento le condenó a "cadena perpetua" en venganza por el encarcelamiento de la paquistaní Aafia Siddiqui, una petición habitual en los grupos yihadistas críticos con la política estadounidense en Oriente Próximo.

   La milicia informó el viernes de que Mueller, procedente de Arizona, había muerto como consecuencia del bombardeo por aviones jordanos del edificio en el que estaba retenida. El Gobierno jordano ha expresado sus dudas sobre estas acusaciones mientras que las autoridades estadounidenses han indicado que no pueden confirmarlo.

Relacionadas

   Desde su secuestro, la familia de la joven había pedido a medios de comunicación, ONG y autoridades estadounidenses que no hiciesen público el nombre de Kayla por temor a que el Estado Islámico tomase represalias. Pero tras las últimas noticias publicaron un comunicado en el que mostraban su confianza en que su hija estuviese viva y hacían un llamamiento a la milicia para que cuide de ella.

   Saalakhan ha recordado que el verano pasado, cuando el Estado Islámico se hizo con el control de varias zonas en Irak y Siria, la milicia amenazó con matar a la joven. El activista ha hecho referencia a una carta de julio, en el que se pedía la liberación de Siddiqui o el pago de un rescate de cinco millones de euros.

   Sin embargo, la milicia no llevó a cabo su amenaza después de que tanto Saalakhan como un pastor de Arizona escribiesen cartas abiertas pidiendo clemencia. Además, la familia de la paquistaní encarcelada rechazó el intento del Estado Islámico de vincular ambos casos y afirmó que no quería que Mueller sufriese.

   "Creo que estos mensajes llegaron al ISIS", ha afirmado Saalakhan, que ha precisado que la familia de Kayla dispne de una vía de comunicación con el Estado Islámico, aunque no ha dado más detalles al respecto.