Trudeau rechaza las críticas de Trump por el NAFTA y destaca que Canadá es "un duro negociador"

Justin Trudeau
REUTERS / REINHARD KRAUSE - Archivo
Actualizado 28/09/2018 8:25:03 CET

   OTTAWA, 27 Sep. (Reuters/EP) -

   El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ha rechazado este jueves las críticas del presidente estadounidense, Donald Trump, al ritmo lento de las conversaciones para renovar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA) y ha argumentado que los canadienses son duros negociadores.

   "Los estadounidenses están viendo que las negociaciones son difíciles porque los canadienses son duros negociadores, y deberíamos serlo", ha señalado, antes de destacar que "aún es muy posible lograr un acuerdo bueno y justo".

   "No vamos a firmar un mal acuerdo para los canadienses", ha reiterado, antes de rechazar pronunciarse sobre si Trump había mentido al decir que le había solicitado una reunión. La oficina de Trudeau aseguró el miércoles que tal encuentro no había sido pedido.

   El presidente estadounidense dijo el miércoles que había rechazado una solicitud de Trudeau para reunirse en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas porque las negociaciones bilaterales sobre el NAFTA no avanzan y Estados Unidos no está contento con los negociadores de Canadá.

   Trump manifestó que no aceptó encontrarse con Trudeau. "Sus aranceles son demasiado altos y él no parece querer avanzar y yo le dije 'olvídate de eso, francamente nosotros estamos pensando en imponer aranceles a los autos que llegan de Canadá'. Ese es el gran punto", detalló.

   Tras las declaraciones del mandatario estadounidense, una portavoz del primer ministro de Canadá recalcó que Trudeau no solicitó reunirse cara a cara con Trump. "No se solicitó una reunión. No tenemos ningún comentario más allá de eso", señaló la portavoz de Trudeau, Chantal Gagnon.

   El ataque arrojó más dudas sobre el futuro del TLCAN. Los mercados y grupos empresariales se preocupan por el daño que un colapso del pacto podría provocar.

   El magnate neoyorquino, que quiere cambios importantes en el tratado firmado en 1994, ya ha concluido un texto con México y está amenazando con dejar fuera a Canadá a menos que lo firme de cara a este domingo.