Publicado 25/08/2015 14:12:57 +02:00CET

El vicepresidente de Brasil deja la articulación política en el Gobierno

   RÍO DE JANERIO, 25 Ago. (Notimérica) -

   El vicepresidente del Gobierno de Brasil, Michel Temer (Partido del Movimiento Democrático de Brasil, PMDB) dejará la articulación política, según ha comunicado este lunes a la presidenta Dilma Rousseff, una salida que añade un poco más de inestabilidad a la crisis política que atraviesa el país.

   Rousseff no ha querido comentar su salida de la llamada articulación política, pero el ministro de las Ciudades, Gilberto Kassab, ha ejercido de portavoz diciendo que Temer "es el colaborador permanente de la presidenta" y que ha tenido una conducta "muy correcta y solidaria con el Gobierno".

   El ministro ha añadido que el vicepresidente seguirá trabajando junto a Rousseff, aunque prefiere encargarse de la "macropolítica" y no tanto de las negociaciones del reparto de poder, por lo que seguirá buscando mayorías en el Congreso a favor del Gobierno.

   Temer era hasta ahora un hombre clave para generar estabilidad por su papel de bisagra entre los intereses del Gobierno del PT y los de la base aliada -que encabeza su propio partido- pero la escalada de tensión que se vive desde que el presidente de la Cámara de los Diputados, Eduardo Cunha (también del PMDB) se viera salpicado por el caso Petrobras ha acabado forzando su salida.

   Cunha aseguró entonces que rompía relaciones con el Gobierno, la desconfianza hacia Rousseff crecía en las filas del PMDB y el propio Temer llegó a reclamar algo nervioso que "alguien" uniera Brasil, cuando precisamente era él quien más se suponía que debía hacerlo.

   El PMDB presionaba cada vez más para que Temer dejara la coordinación política, recordando acuerdos no cumplidos por el Gobierno a la hora de distribuir cargos en ministerios, principalmente.

   El delicado juego de equilibrios en los ministerios -donde cada partido aliado tiene que quedar satisfecho con su cuota de poder- era una de las principales atribuciones de Temer, que ahora deberá asumir otra persona, justo cuando el Gobierno ha anunciado que eliminará diez de los 39 ministerios.