Celebran en Guatemala el funeral de la niña de siete años que murió bajo custodia de EEUU

Actualizado 26/12/2018 8:39:18 CET
REUTERS / CARLOS BARRIA

   SAN ANTONIO SECORTEZ (GUATEMALA), 26 Dic. (Reuters/EP) -

   La comunidad indígena maya de San Antonio Secortez, una empobrecida aldea montañosa en el norte de Guatemala, se ha despedido este martes de Jakelin Caal, la niña de siete años que falleció este mes bajo custodia de la guardia fronteriza de Estados Unidos.

   Jakelin Caal murió el 8 de diciembre en un hospital de Texas, unos días después de que fuese detenida junto a su padre por agentes fronterizos de Estados Unidos. Las informaciones publicadas por varios medios han puesto en cuestión la atención brindada a la menor y han hecho sospechar de una posible negligencia.

   El ataúd blanco de la niña ha salido de la vivienda de su abuelo paterno para pasar primero a despedirse de su casa y después a la de su abuela materna antes de llevarle al cementerio.

   "La costumbre es que cuando las personas se mueren debe pasar a despedirse de su casa porque según la costumbre su espíritu llega a asustar", ha señalado José Botzoc, un agricultor de 53 años.

   Al menos 150 personas han acudido al funeral de la niña. Sin embargo, ni su madre y ni su abuelo han asistido.

   "No vinieron porque no aguantaban la tristeza de ver cómo sepultaban a la niña", ha afirmado su tío José Manuel Caal, un agricultor de 33 años. "Si Nery regresa a su casa será complicado porque no tendríamos cómo pagar la deuda del coyote", ha aseverado refiriéndose al padre de la menor, que permanece en Estados Unidos.

   Antes de que el cuerpo de la niña fuera trasladado al cementerio, la comunidad ha celebrado un servicio religioso evangélico.

   El cuerpo de la menor retornó este domingo a su país de origen gracias a las gestiones del Gobierno guatemalteco. Jakelin y su padre Nery Caal formaban parte de un grupo de más de 160 inmigrantes que se entregaron a agentes fronterizos de Estados Unidos en Nuevo México el 6 de diciembre.

   La niña comenzó a tener fiebre cuando se encontraba bajo custodia de funcionarios de aduanas y protección fronteriza y finalmente falleció en un hospital de El Paso el 8 de diciembre.

   Funcionarios estadounidenses han informado de que el Departamento de Seguridad Nacional investigará el caso.

   Por su parte, un relator especial de Naciones Unidas sobre Derechos Humanos de los migrantes exigió este lunes una investigación completa e independiente sobre su muerte.

   Las autoridades han confirmado este martes que un segundo menor guatemalteco murió la noche de Navidad bajo custodia de la misma dependencia del Gobierno de Estados Unidos. Aún se desconocen las causas de su muerte.

Para leer más