Centroamérica pide ayuda para combatir la violencia

El XI Foro Iberoamericano de Gobiernos Locales congrega en Madrid a más de 20 ci
Nacho Naya/DPA
Publicado 07/11/2018 18:16:03CET

   MADRID, 7 Nov. (dpa/Notimérica) -

   La violencia en Centroamérica protagonizó hoy la apertura de una nueva jornada del II Foro sobre Violencias Urbanas y Educación para la Convivencia y la Paz que se celebra en Madrid y entre los participantes se llegó a una conclusión unánime: es preciso ayudar a los países de la región a combatir un problema que convierte la vida de muchos seres humanos en un infierno.

   La charla, titulada 'Impacto humanitario de la violencia en Centroamérica: desafíos y propuestas de acción', fue moderada por la periodista Gabriela Sánchez y como ponentes contó con diferentes miembros de organizaciones como la Cruz Roja de España, la de Honduras y la de El Salvador, así como de Médicos del Mundo y Save the Children.

   El testimonio más sobrecogedor lo dio Julio, un hondureño que tuvo que huir de su país por la violencia hace poco más de un mes y que, protegido bajo un nombre ficticio, se decidió a contar su experiencia como ejemplo de lo que sucede en su país.

   Relató cómo a pesar de nacer en un barrio humilde, de lograr con esfuerzo un título universitario y tratar de mejorar su comunidad, la violencia de las pandillas le terminó alcanzando.

   Su hermano era policía y no cedió a chantajes, por lo que las amenazas llegaron hacia él también. "Es muy duro vivir con temor en el país que amas. Yo fui amenazado. Tuve atentados contra mi vida y amenazaron a mi mujer con mi hijo en brazos. En esas situaciones yo quería decir: no te debo nada, no te he hecho nada. ¿Por qué me quieres hacer daño? Uno se pregunta... ¿por qué?", relató Julio.

   "Te termina quitando el sueño y arrebatándote los sueños. Tuve que traerme a España a mi familia. Miras atrás y dices: tus sueños, tus metas... todo en lo que has trabajado es prácticamente "botado" (tirado a la basura)", agregó.

   Raquel Ipiña, de Cruz Roja en El Salvador, se encargó de poner cifras a esta situación. En 2017 hubo 294.000 peticiones de asilo en Centroamérica. Además, el 50% de los migrantes recibió amenazas y 45% sufrió muertes violentas en su familia.

   "Es difícil comprender el fenómeno de desplazamiento forzado que se está produciendo. No es masivo sino a cuenta gotas, de forma invisible", señaló Ipiña, quien también explicó que la decisión de huir suele estar precedida de una fase de confinamiento que aumenta aún más la exclusión y que las mujeres se llevan la peor parte.

   "En El Salvador registramos 10,2 feminicidios por cada 100.000 habitantes mientras que en España son 4,8 por cada millón", alertó Ipiña. La psicóloga Fabiola Alas Bolaños, también de Cruz Roja, explicó las consecuencias de salud que aprecian en las víctimas que tratan.

   "Hablamos de herida psicosocial traumática. Son terribles daños a la salud mental: pérdida de la felicidad y del sentido de la vida. Sentimientos de desamparo y soledad acrecentados", relató Bolaños, que no se quedó ahí.

   "Se produce una naturalización de la violencia en la que la víctima no se reconoce como tal. También hay una somatización del dolor. Surgen enfermedades crónicas o recrudecimiento de cuadros previos", agregó la psicóloga.

   Analizado el problema de la violencia en Centroamérica, particularmente grave en casos como El Salvador, Honduras, Nicaragüa o Guatemala, los diferentes ponentes insistieron en que para alcanzar soluciones es preciso involucrar a todo el panorama internacional.

   No hay una decisión de salvar vidas. En la Unión Europea no hay señales de vida y recién empieza a haberlas ahora, pero no está conectado el mandato humanitario que corresponde. Ese es el reto que tenemos por delante", reclamó David del Campo, de Save The Children.

   Del Campo lanzó un contundente mensaje a los líderes iberoamericanos que se reunen estos días en Madrid. "Esto está ocurriendo debajo de sus pies por las decisiones que están tomando", dijo.

   En la misma línea opinó Ramón Esteso, de Médicos del Mundo. "Hay que incidir en los factores que producen esto: las políticas exteriores de muchos países como Estados Unidos o México. Muchas veces se enfoca en lo local pero debería ser un problema global", manifestó.

   "Hay que visibilizar en el mundo la violencia en el triángulo norte de Centroamérica. El trabajo con comunidades, gobiernos locales y otras organizaciones es fundamental en países donde los recursos no son suficientes", apuntó Jose Juan Castro, de la Cruz Roja Hondureña.

   Otra de las conclusiones que compartieron los participntes fue la de admitir la incapacidad de los estados involucrados en solucionar por sí solos estos problemas. "Se debe ayudar a la construcción del Estado. Son situaciones crónicas que no van a disminuir y por ello la necesidad de construir todo lo que elEstado precisa, así como sus marcos legales", manifestó Eduardo Ubierna, del Comité Internacional Cruz Roja Española.

   Y es que otro de los grandes problemas mencionados es la desconfianza casi total de la población de estos países en las estructuras gubernamentales.

   Por último, la Secretaria de Salud de Honduras, Rina Rodas, dio un ejemplo de éxitos cosechados por el Proyecto Ampliando Oportunidades (PAO), un plan en colaboración con otras organizaciones llevado a cabo en una de las zonas más humildes de Tegucigalpa en el que trabajan en la Prevención del embarazo en adolescentes (así como en adolescentes embarazadas y madres), enfermedades de transmisión sexual, tendencias soucidas, abandono scolar, baja autoestima, falta de proyectos de vida...

   "Los jóvenes ya no nos roban ni nos manchan las paredes del centro. Ese espacio se ganó. En mis 22 años nunca recibí amenazas a pesar de que estamos en zonas muy peligrosas. Se fortalece la red de apoyos", contó Rodes.

   El acto se llevó a cabo dentro de la programación del II Foro sobre Violencias Urbanas y Educación para la Convivencia y la Paz que se celebra del 5 al 8 de noviembre en la capital española, coincidiendo con la asamblea mundial de la CGLU (Ciudades y Gobierno Locales Unidos) y el XI Foro de Gobiernos Locales Iberoamericanos, a los que asisten alcaldes y representantes de gobiernos locales de todo el mundo.

Contador