El Gobierno colombiano acusa al ELN del "atentado" contra el oleoducto Caño Limón-Coveñas pese a la tregua

Publicado 18/04/2019 10:33:20CET
REUTERS - Archivo

   BOGOTÁ, 18 Abr. (Notimérica) -

   El ministro de Defensa de Colombia, Guillermo Botero, indicó este viernes que la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) sería la responsable de un nuevo "atentado" contra un tramo del oleoducto Caño Limón-Coveñas (al noroeste del país), pese a haber anunciado una tregua por Semana Santa.

   "El atentado existió. Es un hecho y una realidad. Sería el ataque número catorce al oleoducto en lo corrido del año y presumiblemente sí es el ELN. Nosotros por eso nunca les hemos creído su cese al fuego", indicó Botero en declaraciones a la emisora local 'Blu Radio'.

   Del mismo modo, el ministro aseguró que las autoridades se encuentran inspeccionando la zona para evitar nuevos ataques por parte de ese grupo rebelde o de otros movimientos armados ilegales.

   Según la estatal petrolera Ecopetrol, el atentado se habría producido en las primeras horas de este lunes en la zona rural del municipio de Tibú, en la frontera con Venezuela, lo que originó el derrame de crudo en el río Tibucito y en Pozo Azul, sitios de atracción turística de la región.

   Tras el "atentado", Ecopetrol sugirió a los habitantes de Tibú que se abstengan de consumir agua de esas fuentes hídricas.

   "Con más de 120 personas, cinco puntos de control alternativos y uno permanente, Ecopetrol atiende la emergencia ambiental causada por los atentados contra el oleoducto Caño Limón-Coveñas", señaló la petrolera en un comunicado en el que explica que las barreras buscan contener la mancha de crudo.

   El ELN anunció el pasado 11 de abril un cese de fuego unilateral en toda Colombia desde el 14 y hasta el próximo 21 de abril como tregua por las fiestas religiosas de Semana Santa.

   Esta guerrilla inició diálogos públicos de paz con el Gobierno de Juan Manuel Santos (2010-2018) en febrero de 2017, pero los mismos fueron suspendidos el pasado 7 de agosto, cuando asumió como mandatario Iván Duque, quien exigió al grupo rebelde la liberación de todos los secuestrados y el cese de hostilidades como condición para reanudar las negociaciones.

   Tras un atentado el pasado mes de enero contra la Escuela de Cadetes General Santander, en Bogotá, que dejó 22 estudiantes muertos y 66 más heridos, el Gobierno canceló los diálogos con esa guerrilla de manera unilateral.

Para leer más