Grupos de derechos reproductivos llevan a la ONU los casos de cuatro menores violadas obligadas a ser madres

Adolescentes embarazadas en un centro de maternidad en Nicaragua
OSWALDO RIVAS/REUTERS - Archivo
Publicado 29/05/2019 23:40:40CET

   BOGOTÁ, 29 mayo (Thomson Reuters Foundation/Notimérica) -

   Varios grupos de derechos reproductivos han presentado una solicitud este miércoles a una agencia de Naciones Unidas en nombre de cuatro niñas embarazadas víctimas de violaciones en América Latina, pidiendo a la región que alivie sus leyes restrictivas sobre el aborto.

   Debido a las leyes, las niñas se vieron obligadas a llevar a término sus embarazos no deseados y se convirtieron en "madres contra su voluntad", indica la petición del Centro de Derechos Reproductivos, con sede en Estados Unidos, y Planned Parenthood Global, así como otros grupos de derechos en Ecuador, Guatemala y Nicaragua.

   Los países de América Latina y el Caribe, en su mayoría católicos, tienen algunas de las leyes de aborto más restrictivas del mundo, que a menudo solo permiten el procedimiento en circunstancias muy limitadas.

   Un puñado de países, en su mayoría en América Central, tienen prohibiciones totales sobre el aborto, incluso en casos de violación o incesto o cuando la vida de la mujer o el feto está en peligro.

   Las cuatro niñas de Ecuador, Guatemala y Nicaragua citadas en la petición eran menores de 14 años cuando fueron violadas, dos por familiares y una por un párroco local, según los grupos de derechos.

   La petición se presentó ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU, que controla si los países miembros implementan sus compromisos con los derechos humanos y cómo lo hacen.

   ACNUR puede emitir resoluciones y recomendaciones no vinculantes para presionar a los países a mejorar su historial de derechos humanos y cambiar sus leyes.

   Los grupos de derechos humanos esperan que la petición ponga en evidencia cómo las estrictas leyes sobre el aborto afectan la salud de las niñas y contribuyen a las altas tasas de embarazos en adolescentes entre las víctimas de violación.

   "Demasiadas niñas en América Latina y en todo el mundo han sido puestas en situaciones que amenazan sus derechos y ponen en riesgo sus vidas porque no pueden acceder al aborto", indica Leana Wen, directora de Planned Parenthood Global and Planned Parenthood Federation of America.

   "Forzar a las niñas a continuar un embarazo sin importar sus circunstancias o deseos, no sólo es cruel, sino que tendrá un impacto devastador para ellas, sus familias y sus comunidades", agrega en un comunicado.

   El tema del aborto divide profundamente a América Latina, donde la influyente iglesia católica romana y los grupos evangélicos dicen que el aborto es pecado y que las leyes deben proteger a los niños no nacidos.

   Tanto en Ecuador como en Guatemala, alrededor de 5.000 niñas de 10 a 14 años dan a luz cada año, mientras que en Perú cuatro niñas menores de 15 años dan a luz todos los días, aseguran los grupos de derechos.

   Las activistas a favor de la elección señalan los peligros del aborto ilegal, y dicen que las niñas embarazadas o que dan a luz tienen más probabilidades de morir que las mujeres mayores embarazadas.

   "El hecho de que los estados no garanticen los derechos reproductivos es una clara violación de los derechos humanos", dice Nancy Northup, directora del Centro de Derechos Reproductivos.

Contador