Publicado 05/11/2015 19:18CET

Médicos extranjeros confirman estado vegetativo de un estudiante de Ayotzinapa

   MÉXICO DF, 5 Nov. (Notimérica) -

   Dos médicos especialistas extranjeros han confirmado el "estado vegetativo" del estudiante de Ayotzinapa Aldo Guitiérrez Solano, que se encontraba con los 43 'normalistas' el día que desaparecieron en Iguala (Guerrero) en México.

   Gutiérrez Solano entró en coma a causa de una herida de bala el pasado 26 de septiembre, cuando Policías de Iguala, apoyados por agentes de Cocula, abrieron fuego contra un grupo de estudiantes, matando a uno de ellos y dando lugar a un enfrentamiento que se saldó con seis muertos y 25 heridos.

   El diagnóstico de los neurólogos, Calixto Francisco Machado Curbelo, de Cuba; y Mauricio Chinchilla Acosta, de Costa Rica, ha indicado que el joven de 20 años de edad tiene un extenso daño encefálico originado por el proyectil.

   El examen médico, que había sido solicitado por la familia del estudiante, confirmó el diagnóstico que habían realizado los médicos del Instituto Nacional de Neurología Manuel Velasco Suárez, un centro público donde se encuentra.

   Asimismo, los médicos realizarán un informe diagnóstico del estado vegetativo de pronóstico reservado en que se encuentra el joven, así como de los criterios que consideran para el seguimiento y las alternativas de la atención, según la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas del Gobierno Federal.

   La noche de los ataques en Iguala, Guerrero, el estudiante recibió un balazo en la parte frontal de su cabeza, que salió por el lado derecho. El proyectil destruyó el 65% de su cerebro.

CASO IGUALA

Los 'normalistas' llegaron a Iguala el 26 de septiembre de 2014 para recaudar fondos para viajar a la capital mexicana el 2 de octubre con el fin de participar en la conmemoración de otra matanza estudiantil, la de Tlatelolco.

   Ese día la esposa del alcalde tenía previsto presentar un informe de su labor al frente del Sistema de Desarrollo Integral para la Familia municipal y, ante el temor de que los estudiantes reventaran el acto, como ya había ocurrido en el pasado, el alcalde ordenó a la Policía actuar contra los 'normalistas'.

   Policías de Iguala, apoyados por agentes de Cocula, interceptaron a los jóvenes a la entrada del municipio y abrieron fuego, matando a uno de ellos y dando lugar a un enfrentamiento que se saldó con seis muertos y 25 heridos.

   Una vez controlada la situación, detuvieron a los 'normalistas' que no consiguieron huir, les condujeron en varios furgones policiales a los límites entre Iguala y Cocula y se los entregaron a Guerreros Unidos, que --según la versión de oficial-- los asesinaron e incineraron.

   A partir de ese momento se pierde el rastro de los 43 'normalistas'. El análisis de los restos encontrados en la treintena de fosas comunes halladas en Iguala y los municipios cercanos ha permitido identificar a dos de los jóvenes.