Actualizado 13/12/2011 03:19 CET

México.- Al menos dos muertos, 15 heridos y 23 detenidos por enfrentamientos entre estudiantes y policías en Guerrero

MÉXICO DF, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

Al menos dos personas han muerto, 15 han resultado heridas y 23 han sido detenidas en el marco de los enfrentamientos que se han producido este lunes entre estudiantes de la Norma Rural de Ayotzinapa y policías en Chilpancingo, capital del estado mexicano de Guerrero (suroeste).

Alrededor de las 11.40 horas (17.40 horas en España), un grupo de 300 estudiantes ha llegado en varios autobuses a Chilpancingo. A la altura de la entrada sur de la ciudad han bloqueado la Autopista del Sol y la carretera federal que conecta las ciudades de México y Acapulco, según informa el diario 'Milenio'.

Los estudiantes pretendían reunirse con el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, quien hace semanas debería haber contestado a un pliego de demandas, en el que, entre otras cosas, solicitan el nombramiento de un director de la Norma Rural de Ayotzinapa con perfil profesional, la apertura del periodo de matriculación y la ampliación de las raciones alimenticias.

Apenas diez minutos después, han comenzado a llegar las primeras unidades policiales. Los uniformados han realizado disparos al aire y han utilizado porras y gases lacrimógenos para dispersar a los estudiantes y desbloquear el tráfico.

En respuesta, los estudiantes han lanzado cócteles molotov, piedras y palos a los agentes, lo que ha dado lugar al comienzo de los enfrentamientos entre unos y otros. Algunos de los manifestantes han vertido el combustible de una gasolinera con la intención de prenderle fuego para ahuyentar a los policías.

Entonces, estudiantes y agentes se han refugiado ante el temor de que explotara la gasolinera, algo que finalmente no ha ocurrido gracias a la rápida actuación de sus trabajadores, que han activado el sistema de seguridad, aunque sí se ha incendiado el combustible vertido.

Ante la violencia del enfrentamiento, a los policías estatales se han sumado un centenar de policías federales que han conseguido avanzar hasta los estudiantes y poner fin a la protesta, unas dos horas después de su inicio.

Una vez controlada la situación, han llegado al lugar efectivos militares que se han encargado de acordonar e inspeccionar la zona. Al parecer, han encontrado diverso armamento, incluida una granada de fragmentación.

El presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Juan Alarcón Hernández, ha lamentado el trágico balance de la protesta, al tiempo que ha instado al Gobierno de Guerrero a investigar lo ocurrido y a llevar a los responsables de la muerte de los dos jóvenes ante la justicia.