Actualizado 16/01/2015 19:08 CET

Las protestas en Venezuela aumentan con el empeoramiento de la crisis económica

Protestas violentas en San Cristóbal, Venezuela.
Foto: REUTERS

CARACAS, 16 Ene. (Reuters/Notimérica) -

   Jóvenes enmascarados están bloqueando nuevamente las calles y manifestándose en la ciudad de San Cristóbal, Venezuela, el núcleo donde se perpetraron las masivas protestas antigubernamentales que comenzaron en febrero del año pasado.

   Los grupos son pequeños y se están conteniendo los disturbios, pero la disidencia está aumentando en esta ciudad andina, en donde los ciudadanos quieren mostrar su indignación hacia el Gobierno de Nicolás Maduro.

   Los estudiantes, que también acusan al Gobierno de corrupción y represión, y a quienes Maduro achaca de 'golpistas', amenazan con desatar nuevas manifestaciones más importantes.

   "Es la hora", dice Deiby Jaimes, de 21 años, desde detrás de una barricada de un contenedor de basura quemado. "Hay una crisis social, económica y política. Económicamente, estamos completamente perdidos en un delirio".

   Sin embargo, Jaimes y otros estudiantes aseguran que ellos mismos se están restringiendo para ver si otros venezolanos también salen a la calle.

   Las protestas del año pasado dividieron a la oposición y no consiguieron atraer un amplio apoyo por parte de los pobres, es decir que los principales líderes antigubernamentales de Venezuela, como
Henrique Capriles, están solicitando menos tácticas radicales y están incluyendo más manifestaciones pacíficas, así como una buena actuación en las próximas elecciones parlamentarias.

   "La gente está asustada", indica Jaimes, estudiante de contabilidad, mientras que docenas de personas a su alrededor sostenían piedras amenazantes. "Pero el miedo está desapareciendo debido a la escasez. Estamos esperando una explosión social", añade.

   La alta demanda y una tregua de Navidad en la distribución han agravado la escasez en todo el país. Las colas rodeaban edificios enteros, lo que provocó enfrentamientos aislados para hacerse con productos codiciados, como la leche.

   Aunque ha habido episodios de violencia alrededor de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEC), muchos ojos están nuevamente puestos en el foco de la oposición de San Cristóbal, donde grupos de manifestantes se han enfrentado con las fuerzas de seguridad desde el comienzo de año.

   El general Efrain Velasco Lugo, que está a cargo de la seguridad de la región andina occidental, llamó a los manifestantes "delincuentes descarriados" porque, en su opinión, "quieren incendiar la ciudad de nuevo". Su lema, añadió, se puede resumir en "porque pienso diferente a tí, voy a derrocarte".

   De hecho, Maduro asegura que los enemigos de la derecha, alentados por Estados Unidos y los medios de comunicación extranjeros, están tramando "un golpe económico" para derrocar a su Gobierno socialista.

   Oficiales del Ejército comentaron este jueves que 18 manifestantes fueron detenidos en San Cristóbal en los últimos 10 días, y que seis de ellos se encuentran actualmente en la cárcel.

   La asociación Penal Forum apuntó que 56 manifestantes fueron detenidos en todo el país en 2014, aunque la mayoría de ellos está en libertad.

   Sin embargo, la situación actual sigue estando muy lejos de los disturbios protagonizados entre el pasado febrero y mayo, que provocaron la muerte de 43 personas y cientos de heridos en lo que se convirtió en la mayor protesta en más de una década.

MÁS NOTICIAS...

Opositor venezolano Capriles llama a movilizarse contra el Gobierno en "fase terminal"

López, ,achado y Ledezma exigen la dimisión de Maduro