Actualizado 24/11/2014 19:36 CET

Los secuestros de niños emigrantes de El Salvador, un crimen en aumento

Menores
Foto: REUTERS

SAN SALVADOR, 24 Nov. (Notimérica) -

   La Fiscalía General de El Salvador (FGR) está investigando cinco casos de menores que viajaban a Estados Unidos para reencontrarse con sus parientes y fueron secuestrados en su tránsito por Guatemala y México durante los últimos cuatro meses.

   Fuentes de las unidades fiscales contra el crimen organizado han indicado a 'El Diario de Hoy' que se están analizando estos cinco casos en los que los familiares pagaron altas cantidades de dinero por el rescate de los menores.

   "Hemos llevado casos de forma simultánea, estamos trabajando la negociación de Taumalipas (México) y estamos trabajando la negociación de Guatemala, al mismo tiempo con dos equipos de negociadores para que vean cómo se ha dimensionado (este problema), y estoy hablando de los últimos cuatro meses del año", explicó el jefe de la Unidad contra el Crimen Organizado de la Fiscalía, Daniel Domínguez.

   Las autoridades fiscales no quisieron ofrecer mayores detalles de las víctimas ni de los lugares donde se efectuaron los secuestros, ni dónde los tuvieron detenidos, pero aseguraron que están trabajando con las unidades fiscales de Guatemala y México para encontrar a los secuestradores y enfrentar el crimen de manera conjunta.

   "Han evolucionado con el delito de secuestros y tenemos conocimiento de muchos casos de secuestro, donde luego de pasar la frontera con Guatemala, son secuestradas las víctimas, en algunas ocasiones probablemente con la anuencia de los mismos coyotes, y en otras no, y dentro de un par de horas comienzan a hablar por teléfono a sus familiares en Estados Unidos o en El Salvador, haciéndoles exigencias económicas", apuntó Domínguez.

   Asimismo, especificó que esta práctica se ha repetido de la misma forma en la frontera de México. "A escasos metros de la frontera, los niños son privados de libertad por hombres armados, les colocan vendas y los llevan a casas de cautiverio, generalmente en el otro país, y la preocupación es si van a salir con vida de ahí", añadió.

   Por su parte, la jefa de la unidad fiscal que investiga el tráfico de ilegales, Smirna de Calles, aclaró que los niños son retenidos en situaciones deplorables en casas de cautividad donde les vendan los ojos y hasta les amenazan con cortarles los dedos, con el objetivo de que convenzan a sus padres para que paguen los rescates.

   "Tenemos casos específicos de bebés, estamos hablando de niños que ni siquiera han cumplido un año de edad, niños de 15 meses de edad, niñas de 6 años, 4 y 3, y de 16 y 17, que son adolescentes", dijo la jefa fiscal.

   En este sentido, Domínguez subrayó que "la situación es tan grave que hasta grupos familiares completos han sido secuestrados por las bandas criminales y eso hace que estos delincuentes aumenten las exigencias económicas".

UN CRIMEN EN AUMENTO

   Los secuestros perpetrados en el trayecto que hacen los menores inmigrantes ilegales en su paso por Guatemala y México hacia Estados Unidos han aumentado en los últimos cuatro meses, coincidiendo también con el ascenso de la migración infantil en los países centroamericanos, según señalan las autoridades migratorias estadounidenses.

   Bandas criminales como Los Zetas o el Cartel del Golfo siguen realizando esta práctica al cobrar el paso de inmigrantes a los traficantes para que puedan continuar con el viaje.

   Por otro lado, los narcotraficantes obligan a los inmigrantes centroamericanos ilegales a que transporten grandes cargas de droga a Estados Unidos.

   El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos manifestó el pasado junio que 19.154 niños salvadoreños fueron rescatados entre 2012 y mayo de 2014 cuando ya habían cruzado la frontera de Estados Unidos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

¿Por qué la heroína ha vuelto a estar de moda en Estados Unidos?

¿Cómo se reparten en México los cárteles de la droga?