Todo lo que se sabe sobre el atentando en la Escuela de Cadetes de Policía General Santander de Bogotá

Publicado 17/01/2019 22:06:01CET
REUTERS / LUISA GONZALEZ

   BOGOTÁ, 17 Ene. (Notimérica) -

   Al menos nueve personas han muerto y más de medio centenar han resultado heridas este jueves a causa de la explosión de un coche bomba en la Escuela de Cadetes de Policía General Santander, en Bogotá. El suceso ha sido registrado a las 9.30 horas de la mañana, y minutos más tarde ha sido confirmado por el alcalde de la capital, Enrique Peñalosa, quien ha indicado que se ha producido en el interior de la escuela de cadetes, en el sur de la ciudad.

   "Este demencial acto terrorista no quedará impune. Los colombianos nunca nos hemos sometido al terrorismo, siempre lo hemos derrotado. Esta no será la excepción. No nos doblegarán", ha indicado el presidente de la nación, Iván Duque, quien ha regresado a Bogotá de urgencia desde el departamento de Chocó, donde precisamente se encontraba encabezando un consejo de seguridad.

   Según publica el diario 'El País', el autor material de la explosión ha sido identificado como José Aldemar Rojas Rodríguez, habría confirmado el fiscal de la nación, Néstor Humberto Martínez. Según ha indicado, el sujeto habría ingresado en la escuela a las 9.30 horas en un Nissan Patrol gris de 1993, con placa LAF565.

   El vehículo habría pasado una revisión técnica el pasado 27 de julio en Arauca, una ciudad cercana a la frontera con Venezuela, la cual está en una zona en la que continúa habiendo presencia de disidentes de las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), así como de otros grupos armados, como el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Sin embargo, hasta el momento no se ha reivindicado el ataque por parte de nadie.

   El testimonio de una de las testigos de los hechos, la inspectora Fanny Contreras, otorgada a 'Canal 1', indica que "el carro entró a la fuerza" al recinto, evitando el control de seguridad. "Explotó luego de esto, fue muy fuerte. La camioneta entró abruptamente", indicaba al citado diario. Otro de los testimonios, recogido en este caso por 'Caracol Radio' y la 'W', señala que el autor aceleró después de que el explosivo fuera detectado por uno de los perros del control de seguridad, estrellando finalmente el vehículo contra las instalaciones.

   "La camioneta llegó a la Escuela General Santander, llegó a la guardia, estacionó para ingresar y mientras que hacían el registro el perro detectó el explosivo. Apenas se ve el tipo descubierto, arrancó con la camioneta, la pasó por encima del policía de la guardia, lo mató, los otros tres policías arrancaron detrás de él y él se chocó contra el alojamiento y explotó la camioneta", indicaba este testigo.

¿ATAQUE SUICIDA?

   Las fuerzas de seguridad se encuentran investigando a qué responde el ataque, ya que a pesar de que se baraja la posibilidad de que sea un ataque suicida, la modalidad del ataque no responde con las formas, así como se trata de una forma de ataque muy desconocida en Colombia.

   Al mismo tiempo, este atentado ha acabado con una etapa relativamente tranquila en Colombia gracias al proceso de paz con la antigua guerrilla de las FARC y el ELN. 'Pastor Alape', uno de los dirigentes del partido político surgido de las FARC, que firmó la paz con el Gobierno de Santos en 2016, ha condenado lo ocurrido. "Nuestra solidaridad con los familiares de los policías", ha indicado.

   En su opinión, se trata de "una provocación contra la salida política al conflicto". "Busca cerrar posibilidades de acuerdo con el ELN, deslegitimar las movilizaciones sociales y favorecer a sectores guerreristas", ha sostenido.

   Santos también inició un diálogo de paz con el ELN en febrero de 2017 pero con la llegada de Duque a la Casa de Nariño, el pasado mes de agosto, quedó suspendido. La tensión se ha vuelto a disparar este jueves después de que el ELN haya reconocido el secuestro de la tripulación de un helicóptero derribado.