Actualizado 19/05/2015 13:47 CET

Venezuela, a pocas semanas de agotar sus suministros

A woman pulls a cart with bags of rice outside Makro supermarket in Caracas
Foto: JORGE SILVA / REUTERS

MADRID, 19 May. (Notimérica) -

   La economía venezolana, que lleva meses en descenso, se encuentra a varias semanas de agotar sus inventarios de productos básicos, un fenómeno que, según destaca el diario 'El Nuevo Herald', podría producirse de manera inminente.

   Ángel García Banchs, doctorado en economía, señaló en una entrevista al periódico estadounidense que el colapso del modelo económico del país, basado en el petropopulismo, era algo que se esperaba desde hace años.

   El diario comenta también que Nicolás Maduro "se enfrentará a una muy difícil coyuntura una vez que se agoten los inventarios". Los productos básicos se están consumiendo a una velocidad mayor de la que se están reponiendo y mientras tanto, el país no tiene la capacidad suficiente para mantener una situación estable en la balanza comercial.

   En la actualidad, el gobierno venezolano controla la política de precios y de cambio monetario, cuestión que no favorece a incrementar las inversiones en el seno del país. A esta situación se le añade la importante normativa y legislación que limita la entrada de productos extranjeros.

   La situación económica inestable, que se ha prolongado durante más de 16 años, ha provocado que millones de venezolanos no tengan acceso a una gran cantidad de productos en su cesta de la compra. Los pronósticos señalan que en las próximas semanas la variedad de artículos se reducirá a una docena, cuestión que afectará a la vida diaria de los venezolanos.

   Recientemente, la ONU exigió a Venezuela explicaciones sobre la situación de escasez que domina el país. Estos datos, que serán añadidos al Plan Especial de Seguridad Alimentaria, pretenden conocer cuál es el estado de desabastecimiento en el país y si es necesaria una intervención humanitaria.

   El Gobierno venezolano hace referencia a la guerra económica contra el país para justificar la falta de alimentos y de productos básicos de higiene. También, el acaparamiento de productos por parte de los ciudadanos, que tienden a comprar más para acumular en sus casas.