Chile enfatiza en La Haya que no está obligado a negociar una salida al mar con Bolivia

Chile's President Sebastian Pinera waits to receive protocol greetings at La Mon
REUTERS / RODRIGO GARRIDO - Archivo
Actualizado 22/03/2018 15:06:56 CET

   SANTIAGO, 22 mar (Reuters/Notimérica) -

   Chile buscó el jueves demostrar en la corte de La Haya que no está obligado a negociar con Bolivia una salida soberana al mar, ya que las aspiraciones de la nación altiplánica fueron zanjadas hace más de un siglo en un tratado limítrofe.

   La comparecencia de Chile en el tribunal internacional se enmarca en una demanda iniciada por Bolivia en el 2013 para conseguir un acceso soberano al Océano Pacífico, el cual perdió tras una guerra en el siglo XIX, cuando cedió 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de territorio.

   En el inicio de sus alegatos, el jefe de la defensa chilena, Claudio Grossman, dijo que Bolivia desea revisar la historia de la guerra del siglo XIX y el Tratado de Paz de 1904, junto con ignorar un anterior fallo de la misma corte en que se estableció que no está en discusión una salida soberana al mar.

   "La disponibilidad de un Estado a conversar con sus vecinos no acredita una obligación a negociar ni menos a llegar a un acuerdo", dijo Grossman. Y agregó que Chile ha hecho más de lo que contempla el tratado: "Bolivia se beneficia de un acceso sin restricciones a (algunos) puertos (en Chile)", precisó.

   Bolivia, en cambio, alega que Chile no cumplió sus promesas y obligaciones suscritas y que en varias ocasiones hubo acercamientos para negociar un "acceso soberano", como un corredor terrestre y un puerto bajo su control.

   Actualmente, Bolivia llega al Pacífico a través de los puertos chilenos de Arica y Antofagasta, y tiene gratuidad de almacén de un año para importaciones y de 60 días para envíos.

   Pero el agente de La Paz, Eduardo Rodríguez Veltzé, dijo al iniciar el lunes los alegatos que "durante 150 años, Bolivia ha sufrido la injusticia histórica de no tener acceso al mar".

   El presidente boliviano, Evo Morales, quien asistió a los alegatos iniciales en La Haya, manifestó que esperaba "un fallo justo" para "cerrar una herida abierta".

   No obstante, el abogado defensor de Chile Daniel Bethlehem alegó que "la invocación de Bolivia de la supuesta injusticia histórica es un llamado al sentimiento, no al derecho".

   En Santiago y La Paz, los mandatarios de ambas naciones siguieron con atención las exposiciones de la defensa chilena. Los argumentos orales del caso se prolongarán hasta el 28 de marzo y los jueces deliberarán durante varios meses antes de fijar una fecha de dictamen.