Publicado 07/07/2015 15:03:34 +02:00CET

¿Qué dice el informe Krueger sobre la deuda de Puerto Rico?

Capitolio de Puerto Rico
WIKIPEDIA

   SAN JUAN, 7 Jul. (Notimérica) -

   Los problemas económicos que atraviesa el Estado Libre Asociado de Puerto Rico han llevado a la creación de un denominado Grupo de Trabajo para la Recuperación Fiscal y Económica de la Isla, que este martes celebrará su primera reunión de carácter oficial.

   La creación de dicho Grupo, mediante una orden ejecutiva del gobernador, Alejandro García Padilla, tiene como antecedente el 'Informe Krueger', elaborado por un grupo de economistas, ex funcionarios del Fondo Monetario Internacional, encabezado por la estadounidense Anne Osborn Krueger, primera subdirectora gerente del FMI y que actualmente tiene 81 años.

   Dicho informe indica que los problemas estructurales de Puerto Rico son "estructurales", no cíclicos, por lo que no se solucionarán a menos que se lleven a cabo cambios estructurales, y advierte de que, de no tomar medidas para resolver las causas de los déficits, el tamaño de los mismos en los próximos 5 años fiscales podrían alcanzar de 3.000 a 5.000 millones de dólares anuales.

   Además señala que esos déficits podrían ser aún mayores de ocurrir ciertas contingencias ya que la deuda pública, que asciende a unos 73.000 millones de dólares, no puede sostenerse sin que la economía crezca, lo cual requiere, según el informe, "que se atiendan con premura ciertos obstáculos estructurales" en la economía isleña.

   Al respecto apunta que, aunque se tomen las medidas recomendadas por los expertos, incluyendo las de aumento de ingresos y reducción del gasto, "no habrá suficientes ingresos anuales para honrar la deuda en su totalidad según sus términos contractuales" por lo que se hace "imprescindible" llevar a cabo una reestructuración de la deuda como parte "de un plan fiscal abarcador".

   PLAN DE AJUSTE FISCAL.

   El informe Krueger recomienda así que se adopten medidas dirigidas a restaurar el crecimiento económico, mejorando la competitividad, promoviendo empleos y bajando los costos de operar en Puerto Rico.

   También insta a adoptar "inmediatamente" un plan multianual de ajuste fiscal, con medidas legislativas y administrativas, dirigidas a fomentar recortes en el gasto, a aumentar la recaudación del fisco; a mejorar los sistemas de contabilidad gubernamental, y a evaluar alianzas con el sector privado para proveer algunos servicios que actualmente presta el sector público.

   Otra de las recomendaciones hace referencia a la necesidad de llevar a cabo un ajuste de la deuda pública como parte del plan fiscal y económico, y que se obtengan acuerdos con los tenedores de deuda para reestructurar la misma de forma que Puerto Rico disponga del tiempo y el espacio necesario para estabilizar las finanzas públicas y para que la economía retome la senda del crecimiento.

   Finalmente recomienda establecer una Junta de Control Fiscal para velar por el cumplimiento con el plan de ajuste fiscal adoptado y con las metas de crecimiento económico.