Maduro insiste en que la ayuda humanitaria acordada con el CICR entre en Venezuela "sin politización de ningún tipo"

Venezuela.- Maduro asegura que Venezuela vive "la primera guerra cibernética del mundo"
REUTERS
Actualizado 11/04/2019 8:18:14 CET

MADRID, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha anunciado este miércoles un acuerdo con el Comité Internacional de Cruz Roja (CICR) para "traer a Venezuela un apoyo de carácter humanitario" y ha insistido en que la ayuda debe entrar en el país "sin politización de ningún tipo", tras su reunión con el presidente del organismo, Peter Maurer.

"Llegamos a un acuerdo el Comité Internacional de Cruz Roja y el Gobierno bolivariano de trabajar conjuntamente con organismos de Naciones Unidas traer a Venezuela todo el apoyo, toda la ayuda de carácter humanitario que pueda traerse respetando la soberanía de nuestro país", ha señalado Maduro en un discurso emitido en televisión.

El mandatario venezolano ha subrayado que la ayuda humanitaria debe entrar al país "sin politización de ningún tipo ni tergiversación ni manipulación política y cumpliendo los protocolos de seguridad" del sistema internacional.

Maduro ha subrayado que el ministro de Asuntos Exteriores venezolano, Jorge Arreaza, está negociando un documento formal para la llegada de ayuda humanitaria.

El dirigente ha informado este miércoles de que su encuentro con Maurer ha sido "extraordinario". Maurer viajó a la nación caribeña el pasado 5 de abril en una visita de cinco días con la que pretende reafirmar "el compromiso del CICR con la población venezolana tras la decisión de ampliar las actividades en el país, según informó la organización humanitaria.

OPERACIÓN HUMANITARIA

El presidente de la Federación Internacional de las Sociedades de Cruz Roja y Media Luna Roja (FICR), Franceso Rocca, anunció el pasado 29 de marzo desde Caracas que en 15 días la FICR lanzaría una operación humanitaria en Venezuela, "similar a la de Siria", con la que pretende ayudar a unas 650.000 personas.

Rocca quiso dejar claro que la FICR no aceptará ningún tipo de injerencia política porque, según repitió una y otra vez, se trata de una acción humanitaria. La operación se regirá por los "principios fundamentales" de humanidad, imparcialidad, independencia y neutralidad, dijo.

Aunque ha valorado que la intervención de la FICR supondrá "un cambio muy importante" para las vidas de miles de venezolanos, ha precisado que "no supondrá una diferencia total". "Vamos a hacer todo lo que podamos, pero esto no es una solución, es solo un inicio", ha dicho.

Más de tres millones de venezolanos han cruzado la frontera en los últimos años huyendo de la crisis política y económica que sufre el país. El Gobierno de Maduro niega la existencia de una crisis humanitaria y, hasta ahora, se ha negado también a recibir ayuda externa.

La crisis venezolana se agudizó el 10 de enero a raíz de la decisión de Maduro de iniciar un segundo mandato que no reconocen ni la oposición ni gran parte de la comunidad internacional por considerar que las elecciones presidenciales del 20 de mayo fueron un fraude.

El 23 de enero, Guaidó se autoproclamó "presidente encargado" de Venezuela obteniendo el reconocimiento de buena parte de la comunidad internacional, incluidos Estados Unidos, la mayoría de países latinoamericanos y numerosos europeos, para que gestione una transición pacífica que culmine con nuevas elecciones.

Para leer más