Actualizado 05/10/2017 08:26 CET

El referéndum chileno de 1988, el fin de la dictadura de Pinochet

Cartel propagandístico del plebiscito de 1988
WIKIMEDIA COMMONS

   SANTIAGO, 5 Oct. (Notimérica) -

   El pueblo chileno decidió de manera democrática, mediante un plebiscito en 1988, ponerle fin al gobierno del general Augusto Pinochet (1974-1990). Esta fue una de las decisiones más importantes para la historia de Chile, ya que marcó la vuelta de la democracia tras 17 años de férrea dictadura.

   El plebiscito se dio en una época convulsa para el país. La constante violación de Derechos Humanos, la persecución política y la crisis económica durante el régimen militar desembocó en una serie de manifestaciones y un gran descontento popular. Esto se tradujo en un ataque contra Pinochet, conocido como el 'Atentado en el Cajón del Maipo' en 1986, para terminar con su vida y dictadura.

   El operativo fue organizado por el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) cuando el dictador regresaba de su casa ubicada en El Melocotón, cerca del valle del Cajón del Maipo. Un grupo acribilló el coche en el que viajaba Pinochet con ametralladoras y lanzacohetes, matando a cinco de sus escoltas y del que, milagrosamente, el dictador salió ileso.

   Tras este atentado, el gobernante declaró un estado de sitio y decidió acabar con todos los implicados. Uno de los casos más conocidos y recordados por su brutalidad es la Operación Albania o Matanza del Corpus Christi en 1986.

   Tras el fallido magnicidio, la oposición no tuvo que esperar mucho para echar del poder al dictador. La Constitución de Chile de 1980 --que redactó Pinochet para seguir al mando-- establecía que el presidente de la República podía estar en el cargo por un máximo de ocho años. El general no podía ser reelegido a menos que el pueblo así lo quisiera. Por ello, se convocó en un referéndum para consultar a los chilenos sobre este tema en 1988.

   Siete millones de chilenos se presentaron el 5 de octubre de 1988, hace hoy 29 años, para votar el plebiscito que cambiaría el porvenir del país y de los ciudadanos. De este modo, la opción del 'Sí' mantendría al militar otros ochos años más al frente de Chile. Pero si ganaba el 'No' se tendrían que convocar elecciones y decidir al próximo

   Ambas opciones estaban apoyadas por varios bloques políticos. El partido Renovación Nacional (RN), Unión Democrática Independiente (UDI), Avanzada Nacional (AN), Democracia Radical (DR), Partido Nacional (PN), Partido Liberal, Partido del Sur y Partido Socialdemócrata apostaron por la continuidad de Pinochet. En el bando contrario estaban todas las formaciones políticas que querían finalizar la dictadura.

   La opción del 'No' triunfó con un 54,71 por ciento, mientras que el 'Sí' obtuvo un 44,01. Finalmente, se llamó a elecciones parlamentarias y presidenciales en diciembre de 1989. El pueblo eligió Patricio Aylwin, candidato del Partido Demócrata Cristiano (PDC), como nuevo presidente de la República. Aylwin asumió su cargo el 11 de marzo de 1990, dando por finalizada la dictadura de Pinochet y comenzando la transición democrática en Chile.