Publicado 08/01/2016 15:57:54 +01:00CET

Los prófugos más buscados de Argentina se ocultaron en una casa abandonada

Dispositivos policiales en Argentina por la búsqueda de tres prófugos
YOUTUBE

   BUENOS AIRES, 8 Ene. (Notimérica) -

   Los tres delincuentes más buscados de Argentina se refugiaron en una casa en ruinas, sin agua y sin luz, en medio del campo de la provincia de Santa Fe. Ahí se escondieron desde el miércoles por la noche hasta este jueves los hermanos Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci.

   Los prófugos del penal de General Alvear, condenados a cadena perpetua por un triple crimen realizado en 2008, se encuentran en busca y captura desde hace 11 días.

   Estos tres sicarios fueron sorprendidos por un grupo de gendarmes cerca de una casa abandonada que hay en la zona rural entre dos pueblos pequeños de la región de Las Colonias, san Carlos Sur y Gessler. Los agentes fueron tiroteados por éstos, que se encontraban ocultos en un pastizal de la zona.

   Según ha recogido el diario argentino Clarín, las autoridades entraron en la casa abandonada que se encontraba a unos dos mil metros de uno de los domicilios que debían registrar. Los gendarmes, guiados por los comentarios de los lugareños, registraron el lugar pero los delincuentes ya no se encontraban ahí.

   Lo único que quedó de ellos fue una garrafa, papel higiénico, vasos, platos, restos de comida y botellas de agua. Todo esto fue mandado a peritar por la Justicia a petición del juez que lleva la causa, Sergio Torres, con el fin de encontrar huellas digitales, pelos o cualquier rastro que pudieran haber dejado los prófugos.

   Además, los efectivos policiales encontraron en las inmediaciones de la casa la camioneta que el delincuente Cristian Lanatta robó a su exsuegra, Elvira Martínez, el 31 de diciembre.

   Según declaraciones de la exmujer de Cristian Lanatta, Laura Montiel, el sicario estuvo en casa de su madre, Elvira Martínez, en dos ocasiones, la primera le robó el dinero y la segunda la camioneta.

   Antes de que anocheciera, los vecinos de la zona ya habían sido alertados por los enormes dispositivos policiales que incluían desde helicópteros hasta francotiradores.

   La esposa del dueño de la casa apareció en el inmueble y, mostrando su sorpresa por lo que estaba sucediendo, aseguró a las autoridades que allí se encontraban que ella no sabía nada de lo que estaba sucediendo.

   Esta señora, cuyos datos personales y los de su esposo han sido registrados en el expediente del caso, aseguró que esa casa se encontraba abandonada y que nunca hacían uso de ella.

   La Justicia, a pesar de no tener sospecha alguna de que el matrimonio hubiera colaborado con los delincuentes, les advirtió que en algún momento podrían ser llamados a declarar.