¿Cómo funciona la política en Cuba?

Actualizado 18/09/2017 17:06:54 CET

LA HABANA, 25 Dic. (Notimérica) -

   La isla cubana, uno de los últimos lugares del mundo en el que subsiste el socialismo, es motivo de aplauso y crítica dependiendo de quien dirija la mirada hacia el régimen 'castrista'. Pero, ¿cómo es la política en Cuba?

   En Cuba sólo existe un partido político, aunque los cubanos sí que tienen sistema de voto, sólo que no eligen entre formaciones políticas, sino entre los delegados de la única formación política, que es la oficial.

   Las elecciones en Cuba se realizan cada cinco años, son libres y en ellas no postulan las organizaciones políticas. La inscripción al censo es universal -para los mayores de 16 años- y no obligatoria, según ha publicado CubaPortal.

   El régimen cubano se define a sí mismo como una democracia representativa sin partidos políticos. El órgano político básico son las circunscripciones, asambleas de barrio organizadas, mayormente, por los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) -encargados de tareas de vigilancia-. En las circunscripciones todos los ciudadanos mayores de 16 años tienen el derecho y la obligación de participar.

   En las circunscripciones se eligen representantes locales, provinciales y nacionales. Aunque el máximo órgano de decisión es la Asamblea Nacional del Poder Popular, y sus representantes electos eligen a su vez al presidente que, en la actualidad, es Raúl Castro. De forma que no son los cubanos quienes eligen a su máxima figura política.

LA ECONOMÍA SOCIALISTA.

   Cuba es el último país occidental donde se mantiene el sistema económico conocido como socialismo real, que se basa en una planificación casi total de la economía y un control estatal de los medios de producción, lo que durante el siglo XX se conocía como socialismo de Estado.

   Desde la caída del bloque socialista -inmortalizada en la caída del muro de Berlín en 1989-, Cuba entró en una etapa conocida como período especial, de aislamiento económico, como consecuencia de la escasez de materias primas, lo que también se vio acentuado por el embargo estadounidense, según ha publicado el portal 'La Haine'.

   En la isla es muy difícil que se desarrolle una economía verdaderamente socialista por dos motivos. En primer lugar, por la falta de recursos propios y, en segundo lugar, por la desincentivación de la población, ya que los trabajadores no tienen motivación -por la falta de promoción en los puestos de trabajo-, lo que se traduce en empresas estatales poco rentables.

   Todo esto incide en el imparable ascenso del mercado negro, acrecentado por el hecho de que la propiedad es estatal, lo que supone que es el Estado el que planifica el sistema productivo y distribuye los beneficios en el país. A cambio de cubrir todas las ramas de la producción, el Estado presta los servicios de sanidad y educación gratuita.

   Todos los cubanos tienen derecho a una educación universitaria por la que incluso se les paga un salario, alojamiento y alimentación, lo que justifica el elevado grado de formación de la población cubana. A cambio, durante dos años el Estado dispone de estos profesionales pagándoles un salario mínimo tras lo que tienen la opción de cambiar de trabajo y aumentar su sueldo. Es la forma que tienen, por ejemplo, de disponer de médicos y maestros para incluso las áreas rurales mas aisladas.

EL EMBARGO ECONÓMICO A CUBA.

   Uno de los motivos a los que más apela el Gobierno de Cuba para explicar sus deficiencias económicas es el embargo al que ha sido sometida la isla desde el 7 de febrero de 1962, cuando comenzó lo que el régimen 'castrista' considera como un acto genocida, según ha publicado 'EcuRed', la enciclopedia cubana.

   Aunque el bloqueo comienza ese año, ya desde 1959 -bajo el Gobierno de Eisenhower- Estados Unidos había comenzado a aplicar políticas de bloqueo contra Cuba, dirigidas esencialmente a socavar puntos vitales de la defensa y la economía cubanas, como la supresión de la cuota azucarera, principal soporte de la economía de la isla, así como el no suministro de petróleo por parte de las empresas petroleras estadounidenses.

   En 1992, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la resolución titulada 'Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba', en el que reafirma, entre otros, los principios de igualdad soberana, no intervencionismo y no injerencia en los asuntos internos y la libertad de comercio y navegación internacionales.

   El pasado 18 de diciembre, Estados Unidos y Cuba anunciaron que retomaban relaciones diplomáticas, tras llegar a un histórico acuerdo después de 53 años siendo hostiles. Aunque todavía no está claro que vaya a levantarse el embargo económico sobre Cuba, ambos países comienzan a acercar posturas.

   El incierto panorama hace que puedan pasar años antes de que las sanciones sean levantadas totalmente, incluso aunque la Casa Blanca quiera acelerar el proceso y Cuba mejore su historial de Derechos Humanos.    

   Como parte de la nueva etapa en las relaciones se espera que el Departamento de Estado de Estados Unidos declare que Cuba ya no es un "Estado patrocinador del terrorismo" y que lo elimine de una lista que incluye a Irán, Sudán y Siria. Este paso no necesita la aprobación del Congreso y podría facilitar el camino hacia el fin del embargo económico.

TE PUEDE INTERESAR...

EEUU pagará 3,2 millones de dólares a Alan Gross

Cuba avanza hacia la transparencia en búsqueda de inversiones y créditos

Para leer más