Actualizado 02/10/2017 9:53:38 +00:00 CET

Día Internacional Contra la Violencia de Género: Iberoamérica, a la cabeza de este vergonzoso ranking

   MADRID, 25 Nov. (Notimérica) -

   Este viernes 25 de noviembre se celebra en todo el mundo el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer o Día Contra la Violencia de Género. La conmemoración de este día tiene el fin de recordar a aquellas mujeres y niñas víctimas de esta lacra, así como llevar a cabo una reflexión sobre el tipo de sociedad en la que vivimos y cuál es el ideal que queremos alcanzar.

   Es necesario recordar que, aunque la violencia física ejercida contra la mujer es la más explícita y visible de todas, no es la única que existe en el mundo actual. Muchas mujeres se encuentran sometidas a otros tipos de violencias, tan terribles como la primera, ya sea psicológica, sexual, económica o institucional.

   Los datos existentes sobre la violencia contra la mujer en Iberoamérica no son nada alentadores. Según el último informe de carga Global de Violencia Armada, de los 25 países con tasas más altas de feminicidios, diez son iberoamericanos. Los datos son aún peores si tenemos en cuenta que la lista está encabezada por El Salvador y Honduras y, en cuarto lugar, por Guatemala. Los otros siete países que completan la lista son Venezuela, Colombia, Brasil, República Dominicana, Panamá, Puerto Rico y México.

   Este estudio también revela que El Salvador y Honduras tienen una tasa de feminicidios de 14 y 11 mujeres respectivamente por cada 100.000, teniendo en cuenta la media anual de 2007 a 2012. Debemos recordar que por feminicidio no se entiende cualquier asesinato de una mujer, sino aquellos vinculados al género de la víctima, es decir, por ser mujeres.

BRASIL

   El caso de la violencia contra la mujer en Brasil es muy determinante a nivel internacional debido a su gran masa de población, siendo el quinto país más habitado del mundo, con unos 205 millones de personas censadas. Según datos de la Secretaría Política para las Mujeres (SPM) durante 2013 un total de 4.762 mujeres fallecieron víctimas de esta lacra, es decir, unas 13 mujeres al día. De este altísimo número de mujeres asesinadas, un 33,2 por ciento lo fue a manos de sus parejas.

   Los feminicidios no son la única tasa alta a la hora de hablar de violencia contra la mujer en Brasil. De enero a octubre de 2015 de interpusieron 63.090 denuncias por malos tratos, lo que significa una cada siete minutos.

   Lejos de descender, los datos sobre violencia de género en el país no han hecho más que aumentar. Entre 2003 y 2013 los feminicidios aumentaron un 8,8 por ciento, de 3.937 a 4.762 muertes, aún a pesar de la aprobación en 2006 de la 'Ley María Penha', una nueva norma contra la violencia machista en Brasil.

VIOLENCIA MUNDIAL

   La ONU Mujeres, un organismo internacional que trabaja por el empoderamiento de la mujer y la consecución de la igualdad, aporta diferentes datos a nivel global sobre los muchos tipos de violencia que sufren mujeres y niñas en todo el mundo, no solo en aquellos países considerados tercermundistas o en vías de desarrollo.

   Esta institución trabaja con estadísticas tan cruentas como que el 35 por ciento de las mujeres han sufrido violencia física o sexual tanto por parte de su compañero sentimental como por otros conocidos en algún momento de su vida.

   Pese a la dificultad de obtener datos sobre la violencia psicológica, la ONU afirma que el 43 por ciento de las mujeres de los 28 países de la Unión Europea han sufrido algún tipo de violencia de este tipo por parte de su pareja.

   Con respecto a la infancia, un sector de la población muy castigado por la sociedad patriarcal, se estima que unos 120 millones de niñas en todo el mundo han sido víctimas de relaciones sexuales forzadas, 200 millones han sufrido mutilación genital y más de 700 millones de mujeres vivas actualmente se casaron siendo niñas. De estas últimas, 250 millones antes de cumplir los 15 años.

   Estos son solo algunos de los datos sobre violencia dirigida a las mujeres, una lacra que se debe combatir a nivel internacional, con una intolerancia total por parte de la sociedad y la consciente y firme determinación de obtener la igualdad para los dos sexos, un objetivo prioritario en pleno siglo XXI.